• Kubbestudio soluciones de diseño

LA CORRUPCIÓN ES HIJA DE LA DICTADURA


Asociado a la politica, corrupción es un término moderno. Los reyes no eran corruptos (ni ladrones). Si todo les pertenecía no había nada por lo que corromperse. Podían, a lo sumo, ser injustos. La irrupción de la república primero, y la democracia luego, pone en juego a otro actor principal: el pueblo. Ya las cosas no le pertenecen al rey o, en todo caso, el rey es el pueblo. El gobernante ya no es dueño sino administrador. Pero las tiranías intentan regresar las cosas a su reducto anterior. Los tiranos pretendieron (pretenden) recuperar la propiedad del todo que “ocasionalmente” le perteneció al pueblo. En Argentina comenzaron en 1930. Los tiranos se adueñaron del estado por la fuerza. Nos “enseñaron” que el pueblo apenas podía aspirar a tener el todo en consignación, una especie de préstamo. Que, como los reyes, el dictador de turno era amo y señor. Lamentablemente, muchos gobiernos democráticos “aprendieron” esa lección. Creyeron que seguían siendo dueños y no administradores. Por lo tanto la corrupción no les cabía. Si todo les pertenecía, no había nada por lo que corromperse. Va a costar. Un huevo. Volver a aprender la frase. Al pueblo lo que es del pueblo.