KIRCHNERISMO COOL

10/06/2016

|

 

El esfuerzo del PRO por diferenciarse del kirchnerismo dio frutos en dos aspectos: los modos y el discurso. La tolerancia, la amplitud, la moderación, el pluralismo, los noticieros y demás transmisiones de la televisión pública, los actos oficiales, las respuestas a la prensa, la presencia de funcionarios en el Congreso, etcétera. 
Otro campo es el alineamiento internacional, aunque por ahora gestual y simbólico también. Porque si bien con ciertas actitudes discursivas se ha abroquelado al occidente tradicional (las críticas a Venezuela, la visita de Obama) en lo concreto ha sugerido una actitud mediadora ante la OEA en el conflicto con Maduro, que la ha valido reproches a izquierda y derecha, y ha continuado con su mirada a Oriente y al Pacífico en materia de relaciones comerciales futuras.
El pago a los fondos buitres (que había decidido también el gobierno de Cristina, arrepentida a último momento) podría equipararse al que hizo Kirchner al FMI o Cristina al Club de París, aunque es palpable el intento de Macri de retornar al mercado del crédito barato. Aquí radica otra diferencia, generada por la necesidad. Ya no existen los valores siderales de las comodities como nuestra soja y para hacernos de dólares frescos no nos queda más remedio que apelar al crédito o a la inversión extranjera directa (por ahora sólo tierra prometida).
La salida del cepo es engañosa. Por ahora los números no dicen que haya habido un masivo traspaso de efectivo en cajas de seguridad a depósitos en caja de ahorro y en lo que va de este gobierno el dólar ha experimentado un atraso igual a la tasa de inflación de diciembre a la fecha. Alrededor del 20%. Es decir, que se intenta mantener el dólar bajo luego de una fuerte devaluación, tal como Kicillof.
Por lo demás, la batalla interna del macrismo entre desarrollistas y liberales la está ganando el populismo. Los planes sociales se mantienen, incluso ampliados; a los precios cuidados K se les sumó la quita del IVA a jubilados y carenciados; el camino de la “reactivación” ha girado hacia la obra pública a concretar; los rimbombantes anuncios sobre gasto social han continuado; los amagues de paritarias duras quedaron en eso; el “megaajuste” en el empleo público fue sólo una vendetta contra los nombramientos camporistas; la quita de subsidios a los servicios públicos se ha limitado a un aumento de tarifas que se va deshilachando entre excepciones y amparos judiciales; los aprietes a los gobernadores para que se alineen con el relato se han maquillado de “acuerdos” sólo porque los números propios no alcanzan en el congreso, pero el drenaje de fondos continúa siendo el mismo; el déficit fiscal previsto para este año es igual o mayor al de 2015; el combate contra la corrupción parece haberse detenido en Lázaro Báez y en el empeño presidencial por ver caído el imperio de Cristóbal López.
No se conoce un plan de infraestructura básica más que anuncios dispersos (carreteras, ferrocarril, energía); no se conoce un plan de desarrollo de la pequeña y mediana empresa y mucho menos de los sectores específicos en los que hay que trabajar; no se conoce un plan educativo integral que modifique la caída en los índices y grados de conocimiento y comprensión que se registra desde hace años; no se conoce un plan sanitario que eleve el paupérrimo nivel que ha tocado la salud pública. Los niveles de pobreza han continuado su crecimiento sostenido. Ya pasaron del 30% K al 34%, con el consiguiente aumento de los índices delictivos. 
Los índices de popularidad le siguen sonriendo al gobierno. Mayores son aún las expectativas en que las cosas mejoren. Pero las voces discordantes, aún las de dentro del gobierno, presionan para que el duranbarbismo (la versión MM del “relato”) se retire y reaparezca sólo en la campaña electoral.

Please reload

Entradas destacadas

Turquía | Argentinos en el mundo

March 15, 2018

1/10
Please reload

Entradas recientes

September 22, 2020

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square