LA INSEGURIDAD EN VERSO

06/10/2016

|

En código tanguero, la discusión sobre inseguridad en Argentina es un verso. 
El estado no puede garantizar la seguridad de nadie si antes no asegura desarrollo económico y equidad social.
No es un axioma caprichoso. Está demostrado que las curvas de crecimiento del delito copian de manera casi perfecta e inversamente proporcional a la de las crisis económicas y las de pobreza e indigencia. En Argentina y en el mundo. Sobran ejemplos en la historia. No hay posibilidad de vivir seguro en un país pobre e injusto, salvo en el marco de un estado policial autoritario. 
Los países más seguros tienen alto nivel de vida, alto producto per cápita, alto índice de desarrollo humano y diferencias estrechas 
entre los que más ganan y los que menos ganan. Como la otra cara de la misma moneda, Latinoamérica, la región más injusta del planeta, detenta los más crueles índices de inseguridad. Por lo tanto, mientras ocurre el desarrollo y la búsqueda de la equidad, mientras el 50% de los chicos abandone el colegio secundario y el 75% no entienda lo que lee; mientras los índices de pobreza trepen escandalosamente por encima del 30% y los pobres se mueran en los hospitales o en sus casas porque para ellos no hay ciertos remedios, lo único que pueden recetarse son paliativos. 
Los gobiernos lo saben. Entonces de vez en cuando incorporan más policías, compran nuevos patrulleros y anuncian otras reglas de combate a la delincuencia. Con eso van tirando. Saben que en un país de las condiciones sociales del nuestro, el único combate posible contra la delincuencia conlleva restringir libertades individuales a todos, delincuentes y honestos. Y saben que esto no es posible en un estado democrático. Saben que esa “solución” nos haría aún más pobres. 
Cuando una persona ya nace subalimentada y así pasa su niñez; cuando vive hacinada y aprende que el único contacto físico son los golpes; cuando no sabe lo que es dar porque no tiene nada; cuando vive con la muerte acechando a sus familiares y amigos por los cuatro costados, el valor que le asigna a la propiedad, incluso a la vida, es bien cercano a cero. 
Esa matriz hay que cambiar, si pretendemos un país en el que no nos matemos unos a otros.

 

Please reload

Entradas destacadas

Turquía | Argentinos en el mundo

March 15, 2018

1/10
Please reload

Entradas recientes

September 22, 2020

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square