LA GRAN SABELLA

29/06/2018

La chance de Argentina es conseguirle espacios a Messi. Para que desborde y tire el centro atrás, para que enganche hacia adentro y remate desde afuera del área, para que juegue a la pared o la pared falsa con el pivote o haga esa especie de pick and roll futbolístico o facture los descuidos defensivos a campo abierto como en el gol a los nigerianos.
Para casi todo le hacen falta compañeros hábiles que rompan con gambeta, inteligentes para arrastrarle marcas o que toquen a la velocidad del Barcelona hasta conseguir el pase entre líneas que desarticula defensas. Y nuestra selección NO tiene intérpretes para ese libreto. Por eso le resulta tan fácil controlarnos a los equipos que se cierran atrás. Es cuestión de achicar espacios, rodear a Messi y desaparecen las variantes argentinas.
A esto hay que agregar que, para jugar con la presión alta y el control de pelota que alguna vez pretendió Sampaoli, hay que tener un medio campo y una defensa veloz. Imposible con un promedio de edad de más de treinta años. Excepción hecha de Tagliafico, el resto, Mercado, Otamendi, Rojo, Mascherano y Enzo Pérez se van a cansar de verles el número de la camiseta a los franceses cuando nuestra media cancha pierda pelotas en tres cuartos o incluso más adelante. Cosa que hace regularmente porque nuestros pasadores terminan siendo Otamendi, Mascherano y Pérez (es altamente probable que los franceses monten un cerrojo sobre Banega y corten la opción de encuentro Banega-Messi).
Sostengo que la chance Argentina es revisar la final de 2014 con Alemania, jugar lo más cerrados y ordenados atrás posible (no es fácil porque no hemos dado muchas muestras de solidez defensiva), recuperar la pelota y salir disparados hacia el tridente más veloz que podemos poner hoy en cancha: Messi, Pavón, Di María. Vamos a extrañar para eso a un carrilero de tremendo ida y vuelta como Rigoni (lo más parecido que tendríamos a Juan Guillermo Cuadrado, el colombiano), pero quizás Meza en esa función pudiera rendir más que el desgastado Enzo Pérez. En resumen, darle la pelota a Francia, con el riesgo que también esto conlleva, cerrarnos atrás y salir de contra. La única manera que veo de que Messi tenga espacios.
Claro, del otro lado juegan otros once y tienen un técnico. Esa es la razón del anticipo “el que traiciona gana”. Francia tiene a Griezmann pero curiosamente le falta contundencia ofensiva, a veces se encaprichan demasiado en los firuletes del toque y la rotación y ese es el defecto del esquema cuasi barcelonista con el que juegan. Si Francia se le cerrara atrás a la Argentina para salir de contra o simplemente esperara para lanzarse en velocidad como el Real Madrid, le complicaría mucho las cosas a la selección. Serían Pogba, Dembele, Mbappe, Griezmann, que dan un promedio apenas superior a los 23 años y una velocidad final cercana a los 35 km/h, contra los defensores nuestros, que promedian 30 (años y km/h).
Pero es muy probable que Francia no vaya a traicionar su esencia. Quizás confíe en que la presión alta le dé resultados gracias a que Argentina no tiene la salida veloz y precisa para romper líneas allí y necesite apelar al pelotazo constante. Si es así, nos estaría dando la chance de los espacios a Messi que necesitamos. De todos modos, tiene intérpretes para ese libreto. Matuidi, Kanté y Pogba manejan muy bien la pelota, los laterales pasan bien al ataque (y dejan espacios) y los delanteros son muy veloces y movedizos. Por si hiciera falta, la dupla de zagueros centrales es quizás la más rápida y eficiente del mundo: Varane del Madrid y Umtiti del Barcelona. Contra Perú, el técnico Deschamps plantó un esquema más cauteloso, con Australia más osado, lo que demuestra que es dúctil y tiene recursos para modificar las cosas de acuerdo al rival.
Síntesis, Francia tiene variantes y Argentina tiene a Messi. Pero esto es fútbol, se juega con los pies, y por lo tanto son múltiples los elementos que pueden provocar imprecisiones, entre ellos la disposición anímica. Es allí donde podemos tener ventajas. Un equipo veterano, fogueado en batallas de alta competencia contra uno joven, algo inmaduro, que ha dado muestras de flaqueza emocional en eventos definitorios.

 

 

Please reload

Entradas destacadas

Turquía | Argentinos en el mundo

March 15, 2018

1/10
Please reload

Entradas recientes

September 22, 2020

Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square